Irupana - Sur Yungas

Febrero de 2008

El plan de carnavales era sencillo…viajar a la tropical población de Irupana a pasar un para de días de descanso al pie de la piscina y luego visitar la propiedad de Apa apa para acampar otras dos noches, de esa manera tener un viaje con aventura y descanso a la vez.

Solo para ponerle pimienta a la expedición se toma la decisión de llegar a Irupana por un camino secundario que en teoría sólo debía alargar el viaje en 2 horas mas…debíamos estar en Irupana en 8 horas.

Pues nada salió como se planeo, salimos de la ciudad de La Paz con varias horas de retraso y tras visitar las pintorescas poblaciones de Palca, Tres Rios, Chuñavi y Lambate, y cuando todo parecía indicar que ya estábamos a pocas horas de Irupana llegamos a la minúscula población de Apincuela y comenzamos a notar que el camino se deterioraba radicalmente, primero con pequeños deslizamientos, algunos barriales y hasta que llegamos a una curva donde el camino había sido totalmente obstruido por grandes piedras caídas de la ladera.

A primera vista era derrumbe insalvable, pero el grupo tomo la decisión de intentar salvar el obstáculo, como ya se caía la noche se trabajaría mientras la luz permita, para luego acampar en un lugar cercano y continuar el trabajo al día siguiente. Tras varias horas de mover piedras enormes y remover metros de tierra nos retiramos a campar en un pequeño claro cercano al lugar, esperanzados en que al día siguiente podamos continuar camino.

La mañana siguiente nos recibió con lluvia continua lo cual complico un poco más la labor de abrir el camino obstruido, pero tras 3 horas de extenuante esfuerzo logramos hacer avanzar los 3 vehículos a través del derrumbe. La alegría duro muy poco…pocas curvas más allá había otro derrumbe similar…y lo peor fue darnos cuenta que cada 3 curvas del camino existía otra interrupción del camino.

Pese a lo que se podría pensar…inspirados en el gran esfuerzo realizado para vencer el primer escollo…se decidió continuar camino…retirando piedra por piedra, moviendo tierra y matorrales, haciendo pasar uno por uno los vehículos por estrechos pasos que abríamos entre rocas que ya no podíamos mover logramos avanzar cerca de 12 Km. en el día. Luego retornamos a acampar para que no nos alcance la noche en esos caminos improvisados.

Tras lluvia toda la noche….y cuando la moral del grupo decaía…un camión que entraba por la ruta nos comento que un tractor ya había limpiado el tramo faltante hasta Irupana, así que rápidamente retomamos la ruta para llegar a nuestro destino.

Efectivamente, un tractor del municipio de Irupana había llegado justo hasta el lugar donde la tarde anterior habíamos avanzado nosotros y por varios kilómetros pudimos avanzar por un camino maltrecho pero transitable, el paso de 2 ríos caudalosos incremento la adrenalina la cual se vino abajo cuando al caer la tarde de ése segundo día llegamos a un nuevo derrumbe, 2 piedras gigantes interrumpían mitad de la vía. La idea de volver a campar en el camino, sin las provisiones suficientes y sin los servicios básicos nos obligó a extremar recursos, tras desgatar la piedra con martillo e improvisar un apoyo en la plataforma con nuestras herramientas hicimos atravesar a los vehículos por un milimétrico juego entre la roca y el barranco.

El premio llego a las 9 de la noche cuando llegamos a Irupana…el Hotel era un paraíso para los maltratados y embarrados viajeros, la ducha caliente, la comida abundante y las cientos de anécdotas que teníamos de las 48 horas en la ruta fueron el premio a nuestro esfuerzo.

Queda como plus al viaje mencionar que visitamos las ruinas de Pasto Grande, poblado de la cultura tiwanacota de la época Clásica entre 483 a 724 años después de Cristo, también visitamos Lambate, Chicaloma, Chulumani y Apa apa.

Es imprescindible destacar el espíritu inquebrantable y esfuerzo que cada uno puso para lograr nuestro objetivo, resaltar que los niños y las mujeres colaboraron de igual a igual con los varones. Nada nos hubiera costado darnos la vuelta y retornar a la ciudad, pero haber llegado a Irupana...es un logro que nos llena de orgullo a todos, aprendimos mucho y estoy seguro que esta experiencia nos ayudara mas adelante.

Gracias a la fotos de Roberto, Fabrizio, Jimena y Cristina.

 

blog comments powered by Disqus